Denunciada madre de un niño de tres años por exhibicionismo… ¡del niño!

exhibicionismo 1
El botón de la discordia

La localidad de Villa Tremenda se encuentra en estado de shock tras conocer la noticia. La madre del niño, que tan solo tiene tres años de edad, ha sido denunciada por una vecina de este pequeño pueblo por presunto exhibicionismo, pero no de la madre, sino del niño.

El portavoz del cuerpo de policía local nos relata:

“El pasado martes se vio al pequeño en las inmediaciones de la Escuela Pública con los pantalones a la altura de la rodilla. La verdad es que no se veía nada”, nos dice el portavoz con estupor, “pero esta señora ha decidido poner una denuncia contra la madre del niño”.

Este medio ha empezado una investigación para aclarar los hechos. Hemos podido contactar con la denunciada, Jessica, una joven de veinticinco años de edad, que está desolada por el asunto. “En realidad lo que ha pasado es porque el pantalón de Kevin es de botón”. Ante nuestra cara de interrogación aclara:

“En la escuela, nos dicen que los niños deben ir con pantalones que no tengan botón, que sean de gomas. Esto es porque así, cuando los niños solicitan ir al baño, no tienen que ir acompañados por la maestra, ya que se pueden bajar y subir los pantalones ellos solos”. En este momento de la entrevista, Jessica se desmorona y rompe en llanto. “Pero yo tenía todos los pantalones de goma para lavar, y solo me quedaba ese pantalón limpio para ponerle, y pensé que aunque fuera de botón no iba a ocurrir nada grave”. Nos sigue contando que el pequeño pidió ayuda a su maestra para ir al lavabo, pero ésta no le pudo acompañar, así que le desabrochó el pantalón y le dijo que fuera él solo al baño. Al terminar sus “quehaceres”, Kevin se subió el pantalón, pero claro, no se lo abrochó, y se sentó en su silla en su pupitre. Al salir de clase y empezar a caminar por la calle al lado de su madre, el pantalón terminó a la altura de las rodillas sin que ésta se diera cuenta.

Según nos cuenta un vecino de la localidad que vio lo sucedido: “la vieja esa del segundo bloque se puso a gritar como una loca, el niño empezó a llorar desconsoladamente y la madre, hecha un manojo de nervios no acertaba a subir y abrochar el pantalón al crío. Total, un cuadro.”

Nos quedan muchos interrogantes todavía por aclarar. No hemos podido hablar con la maestra, que se niega a recibirnos, ni con la denunciante, que sólo nos mira a través de los visillos de su ventana.

Seguiremos informándoles acerca de este asunto.

Han Vancouver, desde Aquí Mismo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s