Expertos afirman: El parque NO es lugar sagrado

parque
Zona NO sagrada

Estamos acostumbrados a ver a los padres estresados por llegar a cumplir bien en su vida laboral y familiar. Un aspecto que suele añadirse a este estrés es el momento de llevar a los niños al parque. Si usted pasea por un parque infantil, verá la bucólica escena de madres y padres esperando sentados en los bancos mientras los pequeños juegan en los columpios y toboganes. Donde usted ve una escena tranquila, en realidad lo que existe es un gran estrés y nerviosismo.

Alberto, padre de un niño de cuatro años, nos cuenta: “cuando voy a recoger a Dylan del cole, tengo que llevarlo al parque sí o sí; tanto mi mujer, como mis suegros y mis propios padres me dicen que es indispensable que el niño se desarrolle en un parque, o al menos, en la calle, fuera de casa. La verdad es que no lo entiendo, porque mis padres no lo hacían conmigo, y, vamos, yo creo que soy normal. Pero es que esto no acaba aquí. Es que como lleve al niño del cole directamente a casa, y en el camino me encuentre con alguna vecina, la que me cae es de aúpa. La verdad, yo no tengo tiempo para esto, porque en casa hay muchas cosas que hacer, y además tenemos a la abuela de mi mujer en casa para cuidarla. Mientras estoy en el parque, estoy pensando en todo lo que no estoy haciendo, y cuando estoy haciendo esas cosas, tengo sentimiento de culpabilidad por no estar en el parque. Tanto es así, que el otro día salí disparado de casa al parque y cuando llegué me di cuenta de que… Dylan se había quedado en casa. Por supuesto, esa noche dormí en el sofá.”

Este no es un caso aislado. Y no nos referimos a lo de dormir en el sofá, sino al estrés que genera la visita al parque. Los expertos explican que los padres que van al parque a contrarreloj sufren migrañas, depresión, manía eufórica y tics incontrolables. Ante esto, se han preguntado, ¿realmente es indispensable el parque para un niño? Y la respuesta que han dado es que…no. Nos explican: “el parque sirve fundamentalmente para cansar al niño y que luego duerma bien, pero no es un aspecto indispensable en el desarrollo psicomotor del pequeño. Es decir, el parque no es un lugar sagrado”.

Así que ya saben, si alguien les mira mal por no llevar al peque al parque… compartan esta noticia.

Han Vancouver, desde Aquí Mismo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s