Madre que sabe cuándo reír y cuándo llorar nos cuenta su truco

comedy-157719_1280
 

Y tú, ¿ríes o lloras?

 

“No sé si reír o llorar” es una frase muy empleada y especialmente recurrida para los padres que observan situaciones un tanto desesperantes. Los psicólogos han comenzado a recomendar que dejemos de confundir a nuestro cerebro con esas emociones, ya que sólo provoca choque emocional y puede suponer un inicio de bipolaridad.

Alba, de 29 años, es madre de dos niñas de 3 años. Pasó una depresión posparto severa, pero sacó muchas cosas positivas de esa situación. La clave fue una: saber cuándo tenía que reír y cuándo tenía que llorar: “Acudí a una psicóloga que es amiga mía, y me dijo que no había nada mejor que llorar cuando tocaba, y reír cuando era necesario. Así, cuando mis niñas se llenaban de chocolate hasta las cejas yo me echaba a llorar, en lugar de reírme y sacarles una foto. Me di cuenta de que eso me hizo ganar estabilidad emocional.”

Los padres que se dedican a reírse en situaciones desastrosas muestran un índice de locura mayor al de aquellos que aplican racionalidad al asunto. La psicóloga amiga de Alba lo tiene claro: “Nos gusta quedar muy bien en las redes y delante de nuestros amigos con la excusa de que ‘son niños’, pero por dentro ardemos en las llamas de la ira y nos desquiciamos con nuestros hijos. Ese sentimiento queda ahí guardado, y por eso es normal que salga un ‘tiraría a mi hijo por la ventana’ de vez en cuando” cuenta esta profesional, que prefiere mantenerse en el anonimato.

Alba aconseja no cohibirse, dejar que la lágrima salga, hacer ver a nuestros hijos que su forma de ser nos resulta desesperante en ciertas situaciones. “Los niños crecen sanos porque lloran mucho y ríen mucho. Saben cuándo toca cada cosa. Hablamos de darles una educación emocional, pero esa educación en realidad nos la dan ellos”. Reconoce que hay momentos en los que sufre a la hora de aplicar esta regla: “El peor de todos es cuando parto la cebolla. No sé cómo explicar a mis hijas de que no me siento triste, simplemente que me provoca ese picor en los ojos. Así que hemos decidido no comer cebolla en casa.” Cuenta con cierta tristeza.

Ahora nos toca actuar, madres y padres del planeta. Salvemos las emociones de nuestros hijos decidiendo cuándo reír, y cuándo llorar. Alba lo tiene claro. ¿Y tú?

4 comentarios sobre “Madre que sabe cuándo reír y cuándo llorar nos cuenta su truco

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s