Convergenciasolidaria: Esta chica nueva es muy rara

background-2850091_640Querido diario…

Día 1:

Ha llegado una nueva empleada a mi trabajo. Me cuentan que se llama Lucy (menudo nombre más raro, parece un pseudónimo para ocultar su verdadera identidad), y que le están preparando para trabajar aquí. Y yo me pregunto… ¿por qué le preparan? ¿no se supone que tiene que “llegar aprendida”? No sé qué habrán visto en esta chica para contratarla, porque desde luego no parece que sepa ni qué ha venido a hacer. Aun así, voy a dejar de hacerme prejuicios en mi cabeza y voy a darle una oportunidad, que la pobre chiquilla no me ha hecho nada para llevarse estos ataques mentales que le estoy haciendo.

Día 2:

Bueno, pues ya le he conocido. Es maja. Parecía tener una sonrisa un poco forzada al presentarse, pero es normal, yo también la he forzado un poquito. Es una forma de crear buen rollo entre nuevas compañeras. Le he ido a enseñar lo que hago, dónde va a estar: su lugar y el mío. Ha habido un momento en el que he notado una mirada un poco rara… creo que no le gusta mucho que le diga exactamente cómo se han hecho las cosas en esta empresa hasta ahora. Así que mejor le dejaré que aprenda por sí sola. Le he dicho que cuando necesite mi ayuda, aquí me tiene.

Día 58:

Ya llevo un par de meses trabajando con Lucy. Muy maja la chica. Me encanta porque cuando nos tenemos que dividir el trabajo, me deja dedicarme a lo que mejor se me da. Eso me da tranquilidad y me aseguro que voy a hacer mi trabajo perfectamente. Pocos compañeros dejan que uno trabaje donde más tranquilo está. A veces el sacrificio es compartido, pero en mi caso, la que lo pone siempre fácil es ella.

Día 93:

Hoy Lucy me ha dicho que le encanta cómo visto. ¡Qué subidón! Me gusta que la gente se fije en esas cosas porque le dedico bastante tiempo todos los días a mi aspecto. Qué amor de chica. Cada vez me arrepiento más de los malos prejuicios que tuve sobre ella al principio. Se nota que no la conocía.

Día 181:

Voy a llorar de la emoción… ¡Lucy me ha llamado “amiga”! Y me lo ha dicho después de confesarme que tuvo prejuicios sobre mí cuando llegó a la empresa, ¡qué cosas! Dice que pensaba que le costaría un mundo trabajar conmigo y que tendría que estar supervisándome (me parto con esto último, ¿supervisarme a mí? nadie hace mi trabajo mejor que yo, obviamente).

Pues así es la vida. Tengo una amiga a la que quiero un montón, a pesar de que ambas tuvimos nuestras dudas sobre la otra. Nunca digas “de este agua no beberé”, porque te tragas el jarrón entero sin darte cuenta.

amarillo1-750x250


Esta narración es un pensamiento ficticio de lo que pasaba por la mente de la compañera de trabajo de Lucy Chibimundo en su post de “esa gente” con Síndrome de Down

Tanto su post como este forman parte de la iniciativa creada por Blogdads en colaboración con la Fundación Gil Gayarre (entidad sin ánimo de lucro que lleva 60 años trabajando para mejorar la vida de personas con discapacidad intelectual) llamada #Convergenciasolidaria .

La narradora de esta historia es “esa persona” con Síndrome de Down que trabajó con Lucy.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s