Su hijo de dos años le ha convertido en abuela.

paseandoconeloy_cabecera-1Hoy traemos la historia de Raquel (Paseando con Eloy), que nos explica de primera mano cómo ha vivido su reciente abuelidad , y cómo asistió el parto ella misma. Toda una experiencia que le dejará marcada de por vida (y a nosotros también):

 

Sí, como lo leéis. Mi hijo de 2 años me ha convertido en una feliz “abuela” de un mojón. Todo empezó el pasado martes por la tarde cuando recibí un mensaje estando en el trabajo:

Papá: El peque está llorando y dice caca. Debe estar estreñido pero no consigo que haga caca.

Mamá (Yo): ¿Has probado a doblarle las piernas para ayudarle a empujar? Dale masajes en la tripa.

Papá: Llevo un rato haciéndolo

Mamá: guay, qué padrazo!!!!!

Cuando llegué a casa parecía que todo estaba normal, el peque no se quejaba, jugaba, corría y de repente llegó una nueva contracción. Fuimos corriendo al cambiador, pero nada. Al pobre le dolía, sudaba, lloraba. Había pasado hora y media desde la última por lo que parecía que la cosa iba a ir lenta pero a los 20 minutos vino otra. Ya quedaba menos.

En un momento de dudas y agobio ante esta situación, decidí acudir a mi tribu 2.0 para recibir sus sabios consejos. El padre de la criatura mientras decidió bajar a la farmacia a ver si nos daban un remedio inmediato para calmar el sufrimiento. En ese momento vino otra contracción, esta era realmente fuerte y no habían pasado ni 10 minutos desde la anterior. Llevé al peque corriendo al cambiador pero parece que se resistía y por fin, 3 minutos después vino la última y definitiva. Volvimos de nuevo al cambiador y por fin estaba asomando la cabeza. Estaba sola pero no podía esperar a que llegase el padre para ayudar, tenía que hacerlo yo. Por mi hijo, lo que haga falta. El pobre lloraba, le dolía, pero ya quedaba menos y tenía que salir. En los siguientes 2 empujones todo terminó. Sin epidural. Sin episiotomía. Sin equipo médico que atendiese. Sin ambulancia en el portal. Parió en casa de una forma natural y respetada.

Sí, a las 20:55, me convertí en “abuela”. El parto fue duro y doloroso pero con mucho cariño, muchos besos y mucho apoyo, nació. Tanto el niño como el mojón están bien. El niño por fin pudo descansar. Después de un rato tumbado exhausto en el cambiador, se levantó a recuperar las fuerzas con una suculenta cena que pilló con muchas ganas.

Nunca pensé que me alegraría tanto de ver un mojón pero en ese momento me pareció lo más “bonito” del mundo porque sí, porque desde que me convertí en madre, ver una caca en el pañal me hace feliz. En palabras de Sonia de La Sonrisa Despeinada: “Viva la 💩”.


Hasta aquí el intenso e inquietante relato de nuestra compañera. Deseamos una pronta recuperación a Eloy, y mandamos mucho cariño y amor a la feliz familia. ¡Enhorabuena por el nuevo miembro! ¡Queremos foto de la familia unida!

8 comentarios sobre “Su hijo de dos años le ha convertido en abuela.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s