Dos mamás blogueras denuncian a otra por filtrar una conversación privada a los medios

Las dos madres protagonistas de la conversación prefieren mantener su anonimato. Pero la que filtra la conversación, es Vanesa Pérez Padilla, del blog ¿y de verdad tienes 3?

p_20170306_191123_bf_12b252822529
Vanesa con algunos de sus varios trofeos

Todo comenzó una tranquila tarde de sábado, cuando de repente las redes empezaron a arder con un post que se había hecho viral. Dicho post estaba firmado por Vanesa, quien desde un inicio afirma que lo hizo “sin ninguna mala intención, desde el cansancio y el cariño por el mundo blogueril”. Pero la cosa no quedó ahí, ya que estas dos blogueras se dieron por aludidas, y decidieron poner a la justicia de por medio. “Me sentí atacada por su ironía sobre mi manera de educar a mis hijos” afirma A., madre que inicia la conversación en el post, “Yo no opino nada sobre su forma de educar a los suyos, y nunca le he juzgado por no tener un arcoiris Waldorf“.

Por su parte, Vanesa se defiende argumentando que “en ningún momento he revelado la identidad de nadie”, de hecho, afirma que esa conversación se la inventó en su cabeza. “Me alegra de que estas madres se preocupen por la educación de sus hijos, como yo lo hago por la de los míos. Pero de verdad quiero aclarar que no sabía que esa conversación se había llegado a dar en la realidad.”

B., la segunda madre de la conversación, dice que espera llegar a un acuerdo amistoso: “mis hijos ya lo han sufrido mucho, y el resto de mi familia también. Yo no quiero que esto llegue a más. Pero espero que esa madre que tanto se queja de tener 3 haya aprendido de esto”.

Mientras esperamos a la resolución del conflicto, ahora en manos de sus abogados, Vanesa sigue disfrutando de las alegrías que le da su blog, puesto que ya tiene 4. Sí, cuatro premios por su labor blogueril. ¡Enhorabuena Vanesa!

Madre que sabe cuándo reír y cuándo llorar nos cuenta su truco

comedy-157719_1280
 

Y tú, ¿ríes o lloras?

 

“No sé si reír o llorar” es una frase muy empleada y especialmente recurrida para los padres que observan situaciones un tanto desesperantes. Los psicólogos han comenzado a recomendar que dejemos de confundir a nuestro cerebro con esas emociones, ya que sólo provoca choque emocional y puede suponer un inicio de bipolaridad.

Alba, de 29 años, es madre de dos niñas de 3 años. Pasó una depresión posparto severa, pero sacó muchas cosas positivas de esa situación. La clave fue una: saber cuándo tenía que reír y cuándo tenía que llorar: “Acudí a una psicóloga que es amiga mía, y me dijo que no había nada mejor que llorar cuando tocaba, y reír cuando era necesario. Así, cuando mis niñas se llenaban de chocolate hasta las cejas yo me echaba a llorar, en lugar de reírme y sacarles una foto. Me di cuenta de que eso me hizo ganar estabilidad emocional.”

Los padres que se dedican a reírse en situaciones desastrosas muestran un índice de locura mayor al de aquellos que aplican racionalidad al asunto. La psicóloga amiga de Alba lo tiene claro: “Nos gusta quedar muy bien en las redes y delante de nuestros amigos con la excusa de que ‘son niños’, pero por dentro ardemos en las llamas de la ira y nos desquiciamos con nuestros hijos. Ese sentimiento queda ahí guardado, y por eso es normal que salga un ‘tiraría a mi hijo por la ventana’ de vez en cuando” cuenta esta profesional, que prefiere mantenerse en el anonimato.

Alba aconseja no cohibirse, dejar que la lágrima salga, hacer ver a nuestros hijos que su forma de ser nos resulta desesperante en ciertas situaciones. “Los niños crecen sanos porque lloran mucho y ríen mucho. Saben cuándo toca cada cosa. Hablamos de darles una educación emocional, pero esa educación en realidad nos la dan ellos”. Reconoce que hay momentos en los que sufre a la hora de aplicar esta regla: “El peor de todos es cuando parto la cebolla. No sé cómo explicar a mis hijas de que no me siento triste, simplemente que me provoca ese picor en los ojos. Así que hemos decidido no comer cebolla en casa.” Cuenta con cierta tristeza.

Ahora nos toca actuar, madres y padres del planeta. Salvemos las emociones de nuestros hijos decidiendo cuándo reír, y cuándo llorar. Alba lo tiene claro. ¿Y tú?

Científicos de Harvard demuestran que la leche materna desinfecta hasta las alcantarillas

El Dr. Howards (PhD), director de la investigación, comenzó a sospechar de la fuerza desinfectante de la leche materna cuando vio que en su pueblo natal (Ohio) no existía un Banco de Leche Materna, por lo que las mujeres que producían

scientist-2141259_640

un exceso de leche, la tiraban por el fregadero. Un día pasó al lado de unas obras de mantenimiento del alcantarillado, y notó que no se percibía ese olor a podredumbre que suele expandirse tras la apertura del alcantarillado de cualquier población. Podredumbre procedente de las bacterias producidas en lugares poco ventilados. Así, tomó una muestra de las paredes de las tuberías municipales y la envió al laboratorio. Su sorpresa fue mayúscula cuando los resultados del análisis le indicaron que dicha muestra contenía restos de leche materna.

Así, de vuelta a la rutina, solicitó a la comisión de docencia el comienzo del estudio. Tras tres años y cinco meses de investigación, su hipótesis inicial ha sido aceptada.

El siguiente paso es el de conseguir que las células de la leche materna se reproduzca en laboratorio para desbancar por completo a la lejía y demás desinfectantes. Con esta investigación, la Universidad de Harvard ha sido ascendida a categoría A en “eco-friendly“.

Google contrata a madres para agilizar sus búsquedas

office-625893_1280
Empleada de Google probando las búsquedas

La semana pasada Google anunció a los medios en una Rueda de Prensa que a partir de ahora el 80% de su plantilla estará compuesto por madres con una gran experiencia en el hogar. Esta iniciativa surgió porque consideraron facilitar la conciliación familiar a sus trabajadoras. Tras ver el buen resultado obtenido, decidieron que a partir de ahora contratarían exclusivamente a madres de familia con un mínimo de 5 años de experiencia como amas de casa, y a poder ser dos hijos o más. Si además, sus hijos son adolescentes, la contratación es segura e indefinida.

Google ya ha comunicado que el salario base es incalculable e inestimable, pero por algo tendrán que empezar, así que valorarán ponerlo entre los 1500 y 2300 €. A partir de ahí, las horas extras se pagarán aparte.
Las empleadas de esta macroempresa están muy contentas con la medida, y les tranquiliza saber que cuantos más hijos tengan más alto va a ser su salario base. Lo que no les tranquiliza del todo, es saber que van a perpetuarse en la búsqueda activa, tanto en el hogar como en el trabajo, de cosas que ellas no han perdido. Google también cambiará el botón de “buscar” por el botón de “como tenga que ir yo y lo encuentre…” Puesto que lo han tenido a prueba durante varios meses, y está dando mejores resultados que el anterior (especialmente en el público adolescente).
De esta manera, otra empresa se une al Plan de Conciliación Familiar de sus empleadas. Un paso más para poder alcanzar el plan de conciliación familiar también de los empleados.

Padre se queda un fin de semana solo con sus hijos… y no muere

clutter-560701_1920
El escritorio de los niños antes y después de la huída de Marta

Héctor, de 35 años, se ha quedado sólo con sus hijos gemelos de año y medio este fin de semana. La causa: Marta, su mujer, ha decidido escaparse con sus amigas a una casa rural para desconectar.

“No podía más” nos cuenta Héctor en el telefonillo de su vivienda “pensaba que el domingo por la noche no llegaría nunca, pero de repente apareció ella por la puerta, con un halo de luz. Fue mi salvadora”. El viernes por la tarde, Marta acabó agotada: “Los niños estaban revueltos, la casa sin recoger. Cuando Héctor llegó del trabajo se tiró al sofá diciendo que ‘estaba cansado’ ¿¿¿en serio??? Así que exploté. Yo también había trabajado, y salí corriendo del trabajo a por los niños (como siempre), les di la merienda (como siempre), estuvimos un rato en el parque (como siempre), y me los llevé a casa cuando vi que ya no podíamos más. Cuando Héctor entró en casa y se comportó como si fuera mi tercer hijo, no dudé en llamar a mis amigas y organizar un fin de semana de imprevisto. El sábado a las 8 de la mañana salimos a nuestro destino y ni me despedí de mi marido”.

A su vuelta el domingo, Marta se encontró la casa peor que como la había dejado, a los niños sin bañar y llenos de papilla, y a su padre intentando sobrevivir perdido en un montón de ropa que Marta había dejado para planchar el viernes. “Cuando llegué me miró con asombro. Creo que no sabía qué día era, ni qué hora. Yo me habría quedado una semana más, pero reconozco que he echado de menos a los tres” dijo Marta con un tono algo más relajado. “En realidad me llamó la atención que hubieran sobrevivido. Cuando me fui el sábado pensé que a las 4 de la tarde me llamaría Héctor suplicándome que volviera. Pero respetó mi descanso” comentaba entre risas.

Parece ser que hay vida detrás de un “abandono temporal” de la familia. Héctor ha aprendido, y sabe que la frase “estoy cansado” ha de ser borrada de su mente por siempre jamás.

Mujer crea web de citas para calcetines sin pareja

socks-2207775_1280
Algunos de los calcetines disponibles en la web

Adriana, de 31 años de edad, ha emprendido un proyecto que ya está siendo rentable: Calza el amor es una web de citas que pretende buscar la pareja de un calcetín desparejado.

“Llevo años acumulando calcetines cuya pareja no logro encontrar. A veces pienso que la lavadora se los traga. Un día de limpieza general, harta de acumularlos, pensé en tirarlos. Pero mi hijo Simón (8 años) me dijo que le daba pena que los tirase sólo porque estuvieran solteros. Así que se me encendió la bombilla”. Afirmó Adriana en el último congreso de emprendedores, donde presentó su proyecto.
Subió todos los calcetines a la web, buscando pareja y especificando que le era indiferente que vivieran en su casa o en la mía. “No me importaba deshacerme de ellos o que me enviaran la pareja a casa. El tema era seguir dándoles uso”.
La web requiere varios datos del calcetín para lograr obtener la pareja idónea: color, marca, talla y tejido entre otras cosas. Luego hay datos opcionales como los años de uso y si tienen algún “tomate”.
“Ya he tenido calcetines que han coincidido con otros en todo menos en color, pero como se está volviendo a llevar la moda del estilo Punky Brewster, a mucha gente le ha interesado el que sean de diferentes colores, y los han querido emparejar. Está siendo todo un éxito”. Afirma Adriana con sonrisa de orgullo.
Esta web acaba de adquirir el sello de eco friendly, ya que apuesta por el reciclaje y dar una segunda oportunidad a la ropa.

Entrevista a la Súper Madre de la semana: Adela

tired-377438_1280
 

Adela durante nuestra entrevista

 

Adela es madre soltera de un niño de 3 años. Se quedó embarazada con 20 años y, tras no tener el apoyo de su novio, decidió continuar con su embarazo ella sola con la ayuda de su familia. Creó su propio negocio de puericultura y ahora, su niño y ella son su vida. Nos recibe en su pequeño piso de Madrid. Lo primero que nos llama la atención es que no está ordenado, tiene la ropa del día anterior todavía sin recoger, y el fregadero acumula platos de la cena de anoche:

La Maternidad Today: Buenos días Adela. Creo que te hemos pillado en un mal momento… ¿prefieres que hagamos la entrevista otro día?

Adela: No, nunca es un mal momento. El día a día de esta casa es así. Si esperas que esté ordenada… creo que difícilmente podremos hacer la entrevista.

LMT: Perfecto, entonces comenzamos. Cuéntanos, ¿Cómo es la maternidad sin una pareja a tu lado?

A: Pues no voy a decir que no es complicada, porque lo es. Tienes que encargarte a diario de las necesidades de una personita que tiene un ritmo de vida, y tú tienes otro… compaginar las labores de ambos es complicado, pero gracias a la ayuda de mi madre he podido salir adelante. Ser cabeza de una familia monoparental es duro, pero no deja de ser lo mejor que he hecho en mi vida.

LMT: Sabemos que tienes tu propio negocio de puericultura. ¿Cómo concilias trabajo y familia?

A: Precisamente porque soy madre, tengo este negocio. Mis clientes son mayormente madres y padres que comprenden más que nadie que si mi hijo tiene que pasearse por la tienda, no van a molestarse, y que si tengo que atenderle un segundo mientras están comprando algo, saben que un niño de su edad no entiende del todo lo que es correcto y no. De todas formas, tal como está planteado el mundo laboral hoy en día, yo sabía que no encajaría en ningún perfil de trabajo. Las madres, cada día más, nos vemos obligadas a emprender para poder crear un trabajo que nos permita amoldarlo a nuestra vida familiar. Antes era raro ver que una madre emprendiese. Hoy está a la orden del día, porque si el mundo de los negocios no se adapta a las necesidades de las familias, tendremos que ser nosotras las que creemos esos negocios que sí se adapten.

LMT: Me has dejado sin palabras. Ahora mismo estoy esperando a despertar de un sueño, o a que te desconectes como robot… Acabo de encontrar a la madre perfecta.

A: ¿Quieres una tila? ¿Necesitas que te abanique? Estás quedándote muy blanca…

…Y me desperté en el Hospital. Me había desmayado.

 

Por fin he encontrado a la madre perfecta, a la Súper Madre que tanto tiempo llevo buscando. La perfección no está en parecer perfecta, sino en serlo. Adela es madre soltera (MADRE SIN NADIE A SU LADO). No tendrá la casa más limpia y ordenada, pero es la mejor madre que su hijo podría tener. Ya tenemos a la Súper Madre de la semana, y del mes, y del año.

La diosa Hera reclama derechos sobre la Vía Láctea

Rubens_Vía_Láctea
 

Obra de Rubens en el Museo del Prado: “El nacimiento de la Vía Láctea”

 

El pasado mes de abril se registró una demanda en un juzgado de primera instancia ateniense a nombre de la diosa Hera (Juno para los romanos). En dicha demanda declaraba que el uso e investigación de la Vía Láctea, y su consecuente beneficio económico, debían reportarle unos beneficios a ella también. Es decir: presentó una declaración de intenciones de solicitar una patente de la galaxia.

La historia se remonta a tiempos remotos de la mitología griega, en los que la diosa estaba en el Olimpo dando pecho a su hijo, y en un momento se le escapó un chorro de leche. Este chorro fue así el inicio de lo que conocemos hoy en día por Vía Láctea.

“Nunca antes me lo había planteado, pero ahora veo que todo el mundo saca rentabilidad de sus ideas, posesiones, logros,… Y yo aquí, siendo diosa de maternidades y fertilidades, pero sin recibir nada a cambio. Me subo al carro del capitalismo moderno” declaró la diosa a su salida del juzgado.

La demanda ya ha sido admitida a trámite, y será objeto de estudio estos próximos meses. “He matizado que los beneficios deben ser con carácter retroactivo”, apunta la diosa.

Por su parte, la NASA ya ha adelantado que no tiene por qué pagarle nada, ya que al no haberse registrado como propiedad en su momento, toda reclamación sería inútil hoy en día.

El gran afectado también es el Museo del Prado en Madrid, que custodia la obra de Rubens “El nacimiento de la Vía Láctea”, por el que, además de pagar derechos de autor, tendría que pagar la patente. Seguiremos informando sobre la evolución de esta demanda, y haremos conexión en directo si el juicio se lleva a cabo.

Madre edifica una mansión con todas las críticas constructivas recibidas

bubbles-1038648_1280
Maialen en el atardecer de Ereaga

Maialen, de 36 años, madre de 4 hijos, se mudó el martes pasado a su nueva vivienda tras años de construcción.

Esto no sería noticia si Maialen fuera heredera de un gran imperio, pero la realidad es otra: Maialen viene de una familia humilde del barrio de Txurdinaga (Bilbao), y ha edificado su nueva mansión en la costa de Neguri (Vizcaya) a base de recoger y aprovechar las críticas constructivas de las señoras de su barrio natal.

“Cuando nació mi primer hijo empecé a escuchar críticas y ‘consejos’ por todos lados. Pensé que hiciera lo que hiciera con mi maternidad, siempre iba a recibirlas, por lo que me pareció adecuado convertirlas en algo constructivo. Así, primero reservé un terreno en la costa de Getxo, donde siempre me había gustado ir de paseo. Comencé a acumular las críticas de las señoras, y gracias a ellas un día descubrí que tenía tantas que ya podía comenzar la edificación” Nos cuenta esta madre afortunada durante nuestra entrevista. “Para conseguir los permisos me puse a regalar críticas (de las más constructivas) a todo el personal que tenía que darme las licencias necesarias de construcción”.

Ahora Maialen gozará, junto con su pareja y sus cuatro hijos, de su vivienda con vistas al mar. “Mis hijos iban naciendo y las críticas continuaban. Lo que iba a ser una casita de pescador, se ha convertido en una mansión”.

Por su parte, las señoras del barrio natal de Maialen comentan que “ella era una chica humilde y de familia educada. Nunca pensábamos que fuera a llegar tan lejos. Le queríamos mucho, por eso le decíamos qué era lo mejor para sus hijos. No entendíamos que no siguiera nuestros consejos, pero vemos que al menos le han sido de gran utilidad”.

Veremos si Maialen sigue acumulando críticas para más casas, puesto que siempre quiso un Caserío cerca de Gernika : “Mi objetivo siempre fue poder disfrutar de la playa y del monte. Ahora quiero plantar mis pimientos con denominación de origen”.

Madre compra pokéballs para capturar a sus hijos en el parque

smartphone-2263623_1280
 

Pokéball lista para ser usada en el parque

 

Luisa, madre de dos gemelos de 8 años, trabajadora por cuenta ajena, lleva todas las tardes a sus hijos al parque con la esperanza de sacar un rato de distensión y entretenimiento. Sin embargo, tras ser localizada por nuestros reporteros, nos describe sus tardes de parque desesperantes: “siempre era la misma historia: uno se iba corriendo por un lado, y el otro en sentido contrario, hasta que perdía el control de los dos y desaparecían en el paisaje. Así, la tarde consistía más en buscarles y no perderles de vista que en pasar un rato agradable por el parque”. 

No veía otra solución a esta situación más que dejar de ir al parque, pero le horrorizaba más aún la idea de quedarse en casa todos los días. Hasta que un día lo vio claro: “Tenía que hacer creer a los niños que son Pokémon, y atraparlos con la pokéball como señal para irnos a casa” declaró Luisa orgullosa.

Ahora sus rutinas por la tarde se han convertido en algo placentero para los tres: “cuando llegamos al parque, saco las pokéballs y las lanzo. Uno se pinta los coloretes de Pikachu y en otro se pone una pistola de agua para ser Squirtle. Se van, y cuando llega la hora de irnos, recojo las pokéballs del suelo y ‘les abduzco’ con ellas. Funciona a la perfección. Si no, la otra opción era la correa con collar de pinchos”.

Varias madres del parque ya se han comprado unas pokéballs. ¿Quién ha dicho que los Pokémon sólo se encuentran a través del móvil?