Colón afirma que descubrió América gracias a su madre, que le dejó hurgarse la nariz

Cristóbal-Colón

Tras el hallazgo de nuevos documentos del gran descubridor, se encontraron unas notas escritas a modo de diario sobre sus recuerdos de la infancia. Según las fuentes consultadas, en dichos escritos confirma que “mi madre me dejaba hurgarme en la nariz de pequeño. Me decía que no sabía si me llevaría lejos, pero que al menos me alimentaría de mocos a modo de pasatiempo” La mujer, convencida del gran aporte nutritivo de dicho producto de autoconsumo, fomentó la curiosidad de su retoño de forma involuntaria.

“Mis amigos me miraban raro, decían que lo que hacía era de mala educación. Pero a mí no me importaba porque ellos se echaban eructos y también era de mala educación”, afirma el explorador de origen desconocido.

Cuando llegó al nuevo continente, enseñó a los nativos a hacer lo mismo. Les instruyó en una cata selecta: “si son de color oscuro: o tienen barro, o tienen hollín del humo del fuego. Esos no están ricos. Los mejores son los viscosos que se sacan de un tirón y destaponan la nariz. Pero son más entretenidos los duros que hacen daño cuando no te los sacas, ya que al morderlos se quedan pegados en el diente y tienen un efecto ‘toffee’”.